Situada en el valle del Tajuña, al sur de la provincia de Madrid, nos encontramos con la localidad de Chinchón, la cual se ha dedicado a lo largo de su historia a la agricultura, a la industria licorera y a la hostelería. Hoy nos queremos acercar hasta ella para conocerla un poco más y visitar sus principales lugares de interés.

En primer lugar, por ejemplo, nos encontramos con su Plaza Mayor, una de las imágenes más conocidas de Chinchón y ejemplo típico de plaza porticada castellana. Ésta apareció en el siglo XV sin más motivo que destinar una plaza para el mercado de ganado.

En ella podremos ver la fuente, una construcción moderna de los años cincuenta, la columna de los franceses, lugar donde las tropas napoleónicas ejecutaron a un grupo de vecinos cuando en el mismo lugar habían matado a un par de soldados galos, y el Ayuntamiento, situado en la parte contraria.

Aún así, hoy en día la Plaza Mayor es el eje central del casco histórico y en él se llevan a cabo diferentes cosas. Los sábados, por ejemplo, es el día del zoco, pero allí también se celebran corridas de toros y es el espacio en el que la gente del pueblo se reúne.

Hacemos una parada en la conocida iglesia de la Asunción, otros de los lugares que deberíamos visitar. En dicha iglesia, concretamente en su altar mayor, nos encontramos con el cuadro de “La Asunción”, pintado por el mismísimo Francisco de Goya.

Aún así, también podríamos visitar otras iglesias interesantes, como la iglesia de San Antón, la cual está presidida por Nuestra Señora de los Remedios, o la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la cual pertenecía al convento agustino. Dos ermitas también destacables son la Ermita de la Misericordia, situada en la Plaza de los Hermanos Ortiz de Zárate, y la Ermita de San Roque, una sencilla construcción de la segunda mitad del siglo XVII.

Aún así, no nos podemos olvidar de edificios como la Torre del Reloj, la cual pertenecía a la antigua iglesia de Santa María de Gracia, ya desaparecida, o el interesante Teatro Lope de Vega, situado justo al lado de la iglesia. Dicho teatro se construyó en el año 1891 en el mismo lugar donde se encontraba el palacio de los Condes, lugar donde el poeta y dramaturgo estrenó algunas de sus comedias.