Ginebra se asienta en las orillas del lago Léman, en Suiza, muy cerca de la frontera con Francia. Conocida también como la “Ciudad Internacional”, esta elegante ciudad tiene un aspecto fundamentalmente moderno, sin embargo ha sabido conservar un atractivo casco antiguo con estrechas y empedradas calles que recorrer a pie cada día numerosos visitantes. 

La ciudad tiene carácter internacional, al existir una gran presencia de residentes extranjeros, uno de cada tres se estima, provocado por el hecho de ser sede de muchas instituciones internacionales. Uno, por lo tanto, nunca se siente fuera de lugar en Ginebra.

El centro histórico de Ginebra, se sitúa en la orilla sur del río Rodano. Desde el puente Mont Blane es posible vislumbrar el casco antiguo y disfrutar de espectaculares vistas de la rada del puerto y el jet d’eau, una fuente de agua en pleno lago Lehman que alcanza los 145 m. de altura. Ésta última instantánea, también puede obtenerse desde el jardín ingles.GinebraTomando la avenida Quai géneral Guisan, en un breve recorrido a pie se alcanza la orilla del río Rodano, desde la que es posible acceder, a través de sendos puentes, a la isla Rosseau donde puede visitarse la Ciudad del Tiempo y la Torre de la isla, los restos de un castillo episcopal del siglo XIII. Tras recorrer este espacio, uno puede adentrarse al casco antiguo de la ciudad a través de la cercana plaza de Bel-Air.

De esta plaza parten rue de la Confedération, rue du Marché y rue de la Croix s’Or; conformando un precioso barrio del siglo XV que merece la pena descubrir a pie. La catedral de St Pierre, construida durante los siglos XI-XIV, domina el casco antiguo de Ginebra. En las inmediaciones, es posible visitar importantes iglesias, museos y el conjunto arquitectónico medieval que rodea la plaza Bourg-de-four.

10 consejos para viajar a Ginebra

Al oeste del casco antiguo se abre paso la ciudad nueva, con amplias avenidas y grandes plazas como la plaza Nueva, rodeada por el Gran Teatro y el Conservatorio de Música. Al sur de la plaza se extiende Promemade des Bastions, y al oeste el barrio de Palinpalaism con importantes museos como el Museo Etnografico, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, el Museo de Arte Moderno y el Museo de Arte e Historia.

Al otro lado del Ródano, se encuentra la ciudad internacional con interesantísimos museos, colosales edificios como el Palacio de las Naciones o el Castillo de Penthes y zonas verdes como el Parque Mon Repos o el Jardín Botánico.

Ginebra es una ciudad redonda que merece la pena visitar y de la que es posible obtener una fantástica panorámica ascendiendo en teleférico al Mont Salève.

Imagen destacada |  Ginebra, Suiza (pxhere)