Laguardia, en Álava

Sin salirnos del paisaje que nos ofrece el País Vasco, esta vez nos vamos a trasladar a una pequeña población alavés de unos 1.285 habitantes que se asientan en la provincia alavesa a unos 64 kilómetros de distancia de la que es su capital, Álava.

Se trata de Laguardia, pueblo conocido por ser uno de los que forman la cabecera de La Rioja alavesa y por ser uno de los más unidos al vino, puesto que es éste, concretamente, el símbolo, el emblema, y el quehacer cotidiano de todos sus habitantes, así como su principal producto económico.

Es Laguardia una villa medieval que se deja notar por todas sus calles, ya que podemos fácilmente observar su básico urbano de ciudad amurallada en torno a su castillo. Por ejemplo, sus murallas, fueron levantadas en el reinado de Sancho VII el Fuerte, es decir, en el siglo XIII, y en ellas se abrieron un total de cuatro puertas de acceso: Páganos, Mercadal, San Juan y Santa Engracia.

Uno de sus lugares más interesantes es su Plaza Mayor, situada en el centro de toda la villa para ser sede del Ayuntamiento, pero también deberíamos destacar la Torre Abacial, muy cerquita de la iglesia de Santa María de los Reyes, la Casa de Samaniego, una de las más señoriales, y las famosas bodegas de donde sale uno de los mejores vinos del mundo.