Los Jardines de Tívoli

Los Jardines del Tivoli, en Copenhague, son una de las atracciones turísticas mas conocidas de la ciudad y un lugar ideal para disfrutar con toda la familia, en el que los niños estarán entretenidos. Carruseles, una noria gigante, la magia de Hans Christian, espectaculares jardines y un lago con encanto son alguno de los atractivos del parque.

En 1941, convencieron al rey Cristian VIII para que permitiera la instalación de un parque de recreo que proporcionara al pueblo un entretenimiento adecuado y divertido y así nacieron Los Jardines del Tivoli. Los situaron en una de las fortificaciones que antiguamente rodeaban la capital danesa y cada año recibe unos cinco millones de visitantes.

Los jardines de Tivoli en Dinamarca

Los Jardines del Tivoli abren hasta media noche entre semana y hasta la una de la madrugada los fines de semana. Tanto mayores como pequeños disfrutarán de este parque con encanto de obligada visita en nuestra visita a la ciudad de Copenhague, a la que existen vuelos batos desde España. Una ciudad con gran oferta hotelera donde disfrutar de unos agradables días de descanso.Los Jardines de TívoliEn los Jardines del Tivoli hay plantadas miles de vistosas plantas que hacen del paseo bajo los viejos árboles un momento agradable. Los jardines son muy populares entre los niños para los que hay un todo un mundo de atracciones recreativas tradicionales como montañas rusas, tiovivos y una noria que permite obtener una maravillosa vista de la ciudad. Para los más tranquilos y soñadores puede resultar interesante adentrarse en la magia y el encanto de los cuentos de Hans Christian Andersen, o aprender sobre la mitología nórdica en el Castillo de Valhalla.

Ocio y música en los Jardines de Tivoli

Un escenario al aire libre ofrece espectáculos a diario y una sala de conciertos recibe conciertos de prestigio internacional. De noche, el parque se ilumina con luces de colores que se reflejan en el lago, haciéndolo un lugar con mucho encanto especialmente en verano cuando semanalmente se hacen exhibiciones de fuegos artificiales. El invierno también hace si cabe mas atractivo el parque cuando el lago se hiela y los patinadores pueden deslizarse sobre el, creando una estampa muy navideña.

Además de las diferentes atracciones, el lugar cuenta con numerosos cafés y restaurantes donde pararse a reposar entre atracción y atracción y comer si decidimos pasar todo un día en el parque.

Un lugar de ineludible visita si elegimos como destino Copenhague. Un parque de atracciones con mucha tradición en el que disfrutar de un día agradable y volvernos un poco niños en compañía de toda la familia.

Imagen destacada |